Escritura Creativa 150118 – Solteros Excelentes

Taller Ciervo Blanco de ESCRITURA CREATIVA en Madrid:

1 IMAGEN 250 PALABRAS

Taller Escritura Creativa Madrid Ciervo Blanco 150118
(click para agrandar)

Objetivo y Funcionamiento

El objetivo es escribir un relato original e inédito, de contenido y forma libres, basado en la fotografía presentada. Cada semana se ofrece una imagen distinta como disparador creativo.

El texto debe ser un relato breve de un máximo de 250 palabras. Esto es importante debido al tiempo; los textos que superen las 250 palabras no serán leídos en la sesión, ni podrán ser votados.

Durante las reuniones cada autor lee en voz alta su creación, se comentan las obras y al final del encuentro se vota al mejor texto.

La asistencia es libre y gratuita. Imprescindible traer el relato escrito para poder participar.

Información sobre evento

Sesión de Escritura Creativa 150118

Cuándo: Domingo 18/01/15 a las 16:30

Dónde: Cicero Canary – C/ Altamirano, 16 – Argüelles, Madrid

Apúntate pulsando «Reservar«:

Plazo de reserva finalizado

Lista de Asistentes

Lista de asistentes (incluyendo otras redes):

Adrián Díaz (CB)

Ana Vazquez (CB)

Ania (MU)

Carmen Muñoz (MU)

Fabiola (MU)

José Ramón (UO)

Kirely Macedo (CB)

Laura Sánchez (CB)

Liye Jin (MU)

Luisa Duenas (CB)

Marta Pato (MU)

Milagros (UO)

Paula OC (MU)

Pepe (MU)

Pilar V. (MU)

Yvonne Escribano (CB)

Ana Pielfort (CB)

Cristina (CB)

Curra (CB)

Elsa (UO)

Ignacio Villarejo (CB)

Ismael Kavalier (MU)

Juan (MU)

Juan Claudio Burgos (CB)

Lara (UO)

Luisa Duenas (CB)

María Jesús (MU)

María Jesús Martínez (UO)

Marta (MU)

Petra Bueno (CB)

Roberto (MU)

Rojo Amanecer (UO)

[hr]

RELATOS PRESENTADOS [br] Relato Ganador: Solteros Excelentes, por Ana Pielfort [br] Finalista: El Vipper, por Petra

Solteros Excelentes

Solteros Excelentes por Ana Pielfort

[br]

En el precipicio de los treinta y nueve, una aplicación para solteros excelentes puede salvarte la vida. Romántico, 43 años, sin hijos, informático, busco en Alcobendas. Tenía buena pinta el perfil de aquel romántico, quien sin pedir explicaciones ya declaraba su ventaja competitiva en el mercado del amor: “que soy una persona honesta, sin ex novias con traumas e independiente de mi madre”.

“¡Un mirlo blanco”, exclamé para mis adentros aquella mañana de domingo. “Una aguja en un pajar. Uno entre un millón”. Celebré el hallazgo con un segundo café que removía, mientras urdía una estrategia para quedar con aquel pájaro aún a sabiendas de que tiernamente mentía.

Imagináis cómo sigue este tipo de historias, ¿verdad? Unas cañas, unos pacharanes, un aquí te pillo aquí te mato, si te he visto no me acuerdo y te bloqueo en el Whatsapp… Pues no. Gracias a la aplicación, el mirlo blanco y yo nos casamos, creamos nuestro nido de amor y hasta nos propusieron salir en un anuncio para solteros excelentes.

Francamente, la aplicación me había defraudado. ¿No mentía aquel pájaro? ¿Era, acaso, una rara avis sin taras emocionales, con ex novias problemáticas o madres posesivas?

Pero llegó el día señalado en azul clarito. “Cariño, estoy embarazada”, le dije con el predictor en la mano. “No puede ser, no puede ser…”, cacareaba él con voz temblorosa. “Yo… yo ya he cumplido con eso… yo ya tengo…”

En aquel momento, el mirlo blanco cayó al suelo desplomado. “Cariño, despierta, cariño”. Unas suaves plumas asomaban por su cuello y una emergente cresta sobresalía ahora de su calva. Ya no quedaba lugar a dudas. Finalmente el mirlo blanco no era más que un auténtico gallina.

La culpa fue de Poniaroff

La culpa fue de Poniaroff por Pepe

[br]

Todo comenzó hace tres años en la consulta de neuropsiquiatría del Doctor Gelabert.

– Su madre ¿vive sola? ­­­ -inquirió el galeno.

– Sí. Enviudó joven ­­­ -repuse

– Verá. Su madre deberá estar bajo la tutela de algún familiar próximo.

– Soy su único familiar cercano.

– Entiendo. Los pacientes con síndrome de Poniaroff presentan una evolución difícil de prever, pero en la mayoría de los casos sufren una regresión del proceso cognitivo que…

– Espere ¿Qué quiere Usted decir?

– Imagine que el reloj biológico de su madre se ha averiado y sus manecillas avanzan en sentido contrario ­­­­ respondió el galeno.

El silencio se hizo espeso en la consulta. Mi corazón dió un vuelco dejando el eco de una punzada de dolor en un costado.

– Entonces… -dije con voz quebrada.

– Usted tiene una hija adolescente. ¿Es cierto?

– Quince años, supongo que sí ­­­ -contesté.

El doctor entornó los ojos y quitándose las gafas, me dijo:

– Es cuestión de tiempo, pero su madre acabará teniendo los mismos problemas que tienen todos los adolescentes del mundo.

* * *

Vuelvo a casa del trabajo. Beso a mi esposa y telefoneo a mi hija. Subo al piso de arriba, a la habitación que habilitamos para mi madre. Esta vacía y apesta a marihuana. Abro la ventana para ventilarla. En la mesilla de noche reposan un ejemplar de Bukovsky y un objeto desconocido. Una especie de termómetro digital. Lo recojo y observo la minúscula pantalla: PREGNANT.

Se llevó todos sus recuerdos

Se llevó todos sus recuerdos por Juan

[br]

Se llevó todos su recuerdos, absolutamente todos y cada uno de los objetos de la casa que pertenecieron o tuvieron alguna relación con su hijo desaparecieron de su vista. Rosa no dejó señal alguna de sus vidas, como si una siniestra alucinación hubiera creado a su familia para más tarde hacerla desaparecer. La ramera se fugó a cientos de kilómetros protegida por un muro de legislaciones que impedían cualquier acercamiento. Y yo, su nueva esposa, sufría. Me angustiaba al contemplar como cada noche destrozaba su organismo apoyado por pastillas que apaciguaban sus penurias a cambio de una porción de su existencia. Padecía cada vez que encontraba su cuerpo tendido en el suelo agarrado al único objeto que aupaba su alma, la herramienta que mojó de orín la arpía y que anunció la llegada de la nueva vida. De madrugada, me acercaba, y fijaba la vista en los músculos del brazo con que aferraba el aparato, como si por soltarlo fuera a dejar caer a su hijo al vacío. Pasaba las horas ebrio, el inocente, aguardaba a su retoño que seguramente nunca volvería.

Y yo, ahora, soy enfermera del sufrimiento ajeno por un mísero sueldo de apego y cariño. Reparo el daño, vendo la herida, e intento que el virus de la tristeza y la ira no termine con su escasa energía.

Mejor mañana, y mucho mejor pasado mañana

Mejor mañana, y mucho mejor pasado mañana, por Ismael Gómez

[br]

Tres metros de ancho por cuatro de profundidad. ¿La altura? No hay celda demasiado baja para un ladrón que mide 1,50.

—¿Qué coño haces tú aquí otra vez, no hay ningún bar abierto fuera? —dijo Pelopolla, el recluso con el apodo más injusto de toda la Modelo, habida cuenta de que era calvo como una bola de billar.

—Mira que tengo buena memoria —dijo Bambi—, y no me acordaba de que fueras tan gilipollas.

Se dieron uno de esos abrazos que se da la gente harta de verse siempre en el peor momento.

—¡Bienvenido! Pero, cuéntame, ¿cómo coño has vuelto tan pronto?

Levantó la vista de la prueba de embarazo y dijo:

—¿Y esto? ¡Pero si no llevo ni un mes en casa!

—¡Cinco semanas! —gritó Olimpia— ¡Y bien aprovechadas!

El estallido de la puerta dio con Bambi en el suelo. Los policías entraron tropezando unos con otros y apuntando con sus armas hasta a los floreros donde se marchitaban de polvo las flores de plástico.

Mientras se llevaban a Bambi esposado y cabizbajo, Olimpia gritaba que se habían equivocado, lo llamaba por su verdadero nombre y le decía:

—¡Pero si tú no eres ese que buscan!

—¿Y por qué coño no has dicho que se habían equivocado? —preguntó Pelopolla.

—Ya se darán cuenta ellos solos… que la policía no es tan tonta ni yo he tenido mucha suerte nunca —dijo, iniciando la escalada hacia la litera de arriba.

El Vipper

El Vipper por Petra Bueno

[br]

Pues ahora sí que la hemos liado, pensé……mientras masticaba mi chicle de forma ruidosa, tal como siempre le había irritado tanto a papá y, que a fuerza de insistir ya era costumbre, o triste hábito como solía llamarlo el viejo…
Y digo bien cuando digo solía…. Porque, una vez pasado el susto inicial, pude comprobar con un espejo, que yo soy mucho de series policíacas y todo eso, que papá no respiraba, que estaba muerto, caput, finito… O sea, que la había palmado…..
Yo sólo había querido retarle un poco más, apretar las clavijas de nuestro pulso un poquito, alimentar esa lucha de poder con la broma del embarazo….papá vivía en la inopia, pero mamá no, y desde hacía dos años me traía puntualmente mis Diane 35… Al fin y al cabo era lógico: con dos copas de más en los reservados del Vipper ¿quien era el guapo que se salía a buscar preservativos?…
Total que ahora va y le da por infartarse con sólo ver el pregnant en la pantallita…su rostro se desencaja, me mira, se agarra el pecho, el dolor invade su cara, y sin soltar el test se derrumba sobre el parquet… Piensa Devora piensa, me digo….me agacho, recojo el test, y salgo por la puerta de atrás, que se lo encuentre mamá, que ella sabe mejor de estas cosas…. Con un poco de suerte pillo abierto El Vipper todavía….

Lunas Rotas

Lunas Rotas, por Laura Sánchez

[br]

Sabía que no podía tener hijos,así se lo habían hecho saber durante la primera fase de experimentación para probar la eficacia de un nuevo tratamiento encaminado a aumentar la fertilidad en hombres.

Cuando descubrió que ella estaba embarazada,se quebró por dentro,pensando amargamente en la infidelidad.

En ese momento,entró ella por la puerta y justo cuando le iba a comunicar el error médico,enmudeció,al ver como caía desplomado al suelo sin llegar a saber cuanto la amaba y sin saber tampoco que sería padre. Ella le besó por última vez,ahogando un sollozo interminable cuando vió el anillo de bodas que nunca la pondría. El corazón de ambos se detuvo por siempre jamás y ya nunca nada volvió a ser igual.

Las Autoridades Sanitarias Advierten

Las Autoridades Sanitarias Advierten por Roberto Rochas

[br]

El hombre lleva todo el día tirado en el sofá delante de la tele. No ve nada en concreto. De repente, intenta cambiar de canal, pero su dedo no encuentra ningún botón y siente una especie de pinchazo en el abdomen. Mira el mando y comprueba que no hay botones, tan solo una etiqueta bien grande en la que pone: “EMBARAZADO”. Pega un brinco y se toca la tripa y le parece sentir lo que podría ser una patada. Con mano temblorosa, golpea el mando e intenta cambiar de canal, o apagar la tele, lo que sea, pero no hay forma. Asustado, agarra el cable y lo desenchufa de un tirón, pero la tele no se apaga y continúa con su emisión de forma cíclica.

En ese momento se escucha un ruido de llaves. El hombre esconde el mando tras su espalda y aguanta la respiración. Una mujer entra y le da un beso. “Qué mala cara tienes”, le dice. “No me digas que no te pasa nada, a ver, quita, déjame ver lo que escondes ahí”. Forcejean un rato y al fin la mujer se hace con el mando y lo mira unos segundos en silencio. “¿Embarazado?”, dice al fin. “¡Serás cabrón!”. Y le arroja el mando a la cara y se va dando un portazo. De nuevo solo, el hombre siente otro pinchazo y se dobla en dos y ya desde el suelo, mientras vomita, no deja de darle patadas a la tele, pero no se apaga.

El Plan de la Naturaleza

El Plan de la Naturaleza por Marta Pato

[br]

Nacido como Carmen vivía con la identidad de Luis desde hacía más de veinte años. Se sometió a infinitos tratamientos hormonales y diversas cirugías, incluyendo la mastectomía. A pesar de lograr una imagen testosterónica nunca pensó en retirar sus femeninos genitales. Por si acaso, no quería anular por completo el plan de la Naturaleza. Son las mujeres las que llevan a los hijos en sus vientres.

Luis y Afredo vivían en Chueca como pareja común y corriente. Decididos a dar un paso más en su relación, planeaban ser padres siguiendo el sencillo método natural. Suerte que Luis conservó su dotes reproductivas que les libraron de trámites y papeleos. No eran muy amigos de la burocracia aunque sí de su vecina Blanca. Una famosísima columnista de una revista trending topic.

La pareja era consciente que, aún más barato que la reproducción asistida, traer hijos a este mundo salía caro. Una noche más, los tres hacían números en la hoja de cálculo destinada al proyecto. Luis llevaba días con el positivo del ClearBlue escondido. Esa noche, reveló el secreto.

Alfredo cayó desplomado al suelo, no sin antes considerar el último número del plan sanitario y educativo que el fichero mostraba en rojo fosforito. Blanca gesticulaba eufórica con sus manos e iniciaba a viva voz las primeras palabras del artículo que anunció en tirada internacional el acontecimiento. Luis cumplió el sueño de ser madre. Con el arrojo de la oxitocina tiró el ordenador por la ventana y se sirvió tranquilamente la última copa de cava hasta pasados nueve meses.

El niño de las estrellas

El niño de las estrellas por Adrián Díaz

[br]

Qué suerte he tenido con Alejandro. Nunca había conocido a un chico como él, tan atractivo e inteligente al mismo tiempo, pero sobre todo tan interesado en mí, siempre atento a todo lo que hago y buscando conocerme mejor, saber más acerca de mi vida, mi pasado, mis pensamientos y mi día a día. Es verdadero amor. Amor del bueno, sin falsedades ni dobleces ni mentiras. Cierto que Alex tiene sus excentricidades, y que mis amigos le consideran raro, pero es por ser extranjero y no conocer bien nuestra cultura ni hablar fluido el idioma. Yo sé que me quiere y hoy, cuando le haga saber que estoy embarazada, reirá y me abrazará de alegría.

***

Desde Alpha Centauri hasta Marte, pasando por la constelación de Serpentario y los ríos de Achernar, nunca me había encontrado con una especie como la humana. Por la Gran Deidad URI, están locos estos humanos con sus nubes de humo negro y sus guerras interminables y su forma de matar de hambre y pobreza a buena parte de su propia especie. Pero también: qué sublimes estos humanos, qué bellos. Desde que tomé el cuerpo de un ejemplar de hombre he llegado a experimentar sus deseos, sus necesidades, sus querencias y veleidades. No saben que vivo entre ellos mientras cumplo mi misión de etnología terráquea, simulando vivir una existencia discreta como si fuera uno más, integrado en su devenir diario y en sus rituales de cortejo.

Monoparental

Monoparental por Yvonne Escribano

[br]

Después de tantos esfuerzos, lo había conseguido. La ciencia le había dado la razón: era posible cumplir su sueño. Y él lo había hecho. Él.

Matraces y probetas, años de carrera, máster y doctorado, pruebas, ensayos, hipótesis y cobayas. Había sido un largo camino lleno de baches y callejones sin salida pero, por fin, había dado con la forma de lograrlo.

Inmediatamente, había empezado a sintetizar el suero y se lo había inyectado a sí mismo. Apenas había logrado pegar ojo mientras esperaba a que hiciera efecto y, al ver el resultado, se desmayó de la emoción.

Cuando los gritos de la becaria le llenaron los oídos, se despertó con los ojos anegados en lágrimas; no podía creerlo:

Iba a ser mamá.

La Invitación

La invitación por Cristina García-Quismondo

[br]

Me había invitado a pasar una temporada al otro lado del mundo. Cuando llegué, me llevó a pasear por un parque salpicado de frondoso verano. En el mirador de lo más alto del parque, nos atrapó la melancolía solitaria de unas guitarras. Entonces, lo supe, sentado en los peldaños de una escalinata, mirando la línea de rascacielos: su invitación tenía un objetivo. Lo nuestro no podría ser.

Cada noche, desde entonces, cabalgábamos sin descanso como si no hubiera un mañana… Y, cada día, desencantado, volvía a invadirme el frío de su distancia.

Una tarde de otoño, cuando la bruma se apoderaba de la ciudad y el parque debía estar gris y congelado, se acercó a mí, fría, pálida y distante. Levantó su mano para mostrarme la prueba de su embarazo. Y, entonces, entendí.

Creo que me desmayé. El fruto del desamor se desarrollaba en su vientre y, en los próximos días, me enviaría de nuevo a mi lado del mundo… como si todo aquello nunca le hubiera importado…

Sorpresa inesperada

Sorpresa inesperada por María Jesús Martínez del Campo

[br]

Conocí a Mario, en la Biblioteca de mi barrio, y pensé- este tipo tiene un buen….y le haría un favor….Joooooodeer !!!,- me he prometido a mí misma que en este año, sería mejor hablada, estoy terminando mi carrera de Derecho y no me veo en los tribunales de la Plaza de Castilla, diciendo- coño!!!, perdón, con la venia…..quería decir….

He decidido que 2015 va a ser diferente, ya vivimos juntos, en una habitación, porque aún no tenemos dinero ahorrado para el piso, no te jodeeee…Otra vez, es que se va la lengua junto con el pensamiento, a este paso, los únicos clientes que voy a tener en vez de empresarios, que son los que pagan, serán los de la justicia gratuita….que leche !!!.

Parece que las cosas están mejorando, el pasado año, fue duro, -lo iba pensando mientras abría la puerta de casa- y veía a Mario tendido en el suelo con el resultado positivo de la prueba del predictor. Coñoooó !!!, grité con todas mis fuerzas, no te preocupes cariño, que aunque estemos a punto del desahucio, sin dinero para las facturas, sin comida en el frigorífico, sin…. qué horror!!!!. Estaba embarazada!!!! Mario en el suelo, yo a punto de darme un ataque de nervios, tengo que intentar controlar la situación, me dije- porque lo que más me jodió es ser la última en enterarme!!!!!

Siempre puedes escribir tu relato y enviárnoslo, aunque no estuvieras en la sesión, para que sea leído e incluido en el libro recopilatorio: contacta.

Subscribe
Notify of
6 Comments
newest
oldest most voted
Inline Feedbacks
View all comments
Pepe
Pepe
7 years hace

Fue genial compartir nuestros escritos y nuestras opiniones.
Un «pin» especial» para el organizador y 14 «pines»
para nuestros torpes intentos de emular a Don Ramón
María del Valle Inclán.
Un placer compartido ¡¡¡¡

Ciervo Blanco
Admin
7 years hace

Hola!
1.- Es IMPRESCINDIBLE traer el texto escrito basado en la imagen con un máximo de 250 palabras para poder acudir y participar.
2.- Traed PAPEL Y BOLI porque tomaremos notas sobre los otros relatos.
3.- Recordad que para que sean publicados en la web e incluidos en el futuro libro recopilatorio, debéis enviarme los textos a «adrian.club»­.
4.- Para imprevistos: +34 668853320
Nos vemos esta tarde!

Pepe
Pepe
7 years hace

¿Alguien se anima a comer (14:00 aprox) en el restaurán oriental con mejor relación precio/calidad de Madrid? EL REY DE LOS TALLARINES.
Está en la c/ San Bernardino (Noviciado) 1200 mts. de
c/ Altamirno: un paseito para bajar la comida.
Los tallarines son geniales y el resto no desmerece.
Os dejo la carta con los (estupendos) precios.
http://www.reydetallarines.com/Rey_de_Tallarines_Carta_Menu_Platos.pdf

Ciervo Blanco
Admin
7 years hace
Reply to  Pepe

Me parece una idea genial! Yo no creo que pueda, pero a ver si alguien se apunta. Te animo a ponerlo también en Meetup.

Pepe
Pepe
7 years hace
Reply to  Ciervo Blanco

Ya estaba puesto. El menú que incluye el pato (15 euritos pp +IVA +bebestibles) entre 2 personas no se lo terminan. Salvo Gargantúa y Carpanta.
Venga, animaos, que no me gusta comer solo.
Hasta pasado mañana puésss.

Ciervo Blanco
Admin
7 years hace

Nota: «pregnant» significa «embarazada» en inglés.

6
0
Would love your thoughts, please comment.x