Escritura Creativa 150314 – Burbujas

Sesión Ciervo Blanco de ESCRITURA CREATIVA en Madrid:

1 Imagen 250 Palabras

taller de escritura creativa madrid ciervo blanco club del libro 150314
(click para agrandar)

Objetivo y Funcionamiento

El objetivo es escribir un microrrelato original e inédito, de contenido y forma libres, basado en la fotografía presentada. Cada semana se ofrece una imagen distinta como disparador creativo.

El texto debe ser un relato breve de un máximo de 250 palabras. Esto es importante debido al tiempo; los textos que superen las 250 palabras no serán leídos en la sesión, ni podrán ser votados.

Durante las reuniones cada autor lee en voz alta su creación, se comentan las obras y al final del encuentro se vota al mejor texto. Los mejores relatos serán incluidos en el libro recopilatorio final. Es posible que pongamos en práctica durante la sesión un ejercicio de improvisación literaria basado en un disparador creativo diferente.

La asistencia es libre y gratuita. Es imprescindible escribir un relato basado en la imagen de un máximo de 250 palabras para poder acudir y participar.

Información sobre evento

Sesión de Escritura Creativa 150314

Cuándo: Sábado 14/03/15 a las 18:00

Dónde: Cicero Canary – C/ Altamirano, 16 – Argüelles, Madrid

Apúntate pulsando «Reservar«:

Plazo de reserva finalizado

Lista de Asistentes

Lista de asistentes (incluyendo otras redes):

Adrián Díaz (CBO)

José Cruz (CB)

Iratxe (CB)

Laly (MU)

Maite (MU)

Petra Bueno (CB)

Raul Ballega (CB)

Rocío (CB)

Valerie Fernández (CB)

Daniel (CB)

José Cruz (CB)

José Luis (CB)

Juan (CB)

Maureen Lukas (CB)

Mónica Mateo (MU)

Patricia (MU)

Pepe (CB)

Escritura Creativa 150314

Taller de escritura creativa organizado por el Club del Libro Ciervo Blanco en Madrid 150314: un disparador creativo (fotografía) para un relato de 250 palabras.
14/03/2015
18:00

[hr] [br]

RELATOS PRESENTADOS [br] Relato Ganador: Burbujas, por Mónica Mateo [br] Finalistas:

Mónica Mateo: Burbujas

Burbujas por Mónica Mateo

[br]

Le  apasionaba poder encontrar las claves de sus mentes  mientras les observaba y estudiaba detenidamente desde esa distancia que le mantenía seguro.

Se proclamaban inocentes, ellos solo se divertían haciendo burbujas, estaban convencidos que el problema vino cuando los que jugaban con ellas se cansaron  y pensaron que  también podían hacerlas, y fueron a sus casas y mezclaron en botellas de plástico agua y  jabón,  y con palos y cuerdas hicieron grandes pompas.

El cielo se llenó de burbujas de todos los tamaños,  las de detergente de mejor calidad llegaban  más alto y duraban mucho más tiempo.

Las burbujas invadieron el país hasta que los niños  cansados de que los adultos no se ocuparán de nada más se pusieron a pincharlas y el  jabón se llevó lo sucio, lo oscuro…

El lodo negro les arrastró  hasta ese lugar algo más incomodo que sus agradables  escaños, no importó, continuaron con el debate,   lo importante era demostrar que estaban  libres de pecado, todos  arrojaron  la primera piedra…  a uno  le pusieron el capirote de culpable y con el cucurucho puesto se orinaba en la sentencia, sabia que su burbuja había sido la más grande y por ello su poder era enorme, pronto su dinero vendría a rescatarle.

Siguió mirándoles a través del ventanuco  de la puerta que abría su celda,  gracias a ellos descubriría las claves del ansía de poder de la mente humana.  Gracias a ellos le permitían investigar en el psiquiátrico y terminaría su tesis.

Laly: Diversiones

Diversiones por Laly

[br]

La repetición es la constante de mis tiempos, estos se suceden idénticos desde hace meses, incluso años .Voy tirando de la rutina. Pero ya no me quejo, no. Pasé momentos malos, depresivos y humillantes, casi estuve a punto de tirar la toalla. Y justo cuando toqué fondo llegó la primera noche. Nada que ver con los escenarios repetidos de mis rutinas y nadie de mis conocidos aparecía en mis vivencias nocturnas. Al principio, las situaciones en las que me encontraba sí que eran algo desapacibles, como aquella en la que estalló una bomba en el metro y no tuve más remedio que despertarme. También fue impresionante aquella otra en la que montado en un taxi recorría una avenida totalmente vacía. Gire la cabeza, y pude ver detrás de mí un paisaje de montaña totalmente nevado, espectacular, jamás vi otro más bello, pero gritos procedentes de la parte delantera del coche me obligó mirar hacia adelante. Las imágenes que presencié no podían ser más inquietantes. Una muchedumbre huía desencajada. Un grupo de hombre les perseguía con armas blancas en las manos. Pero, el sueño de anoche fue infamen. Mi padre, de nuevo nos intimidaba. A mi abuelo con el bastón que habitualmente lo sostiene. A al tío Felipe en la humillante pizarra, ya mí mismo a mirar la pared, siempre con el gorro de cucurucho. Ahora, las noches ya no son más divertidas que los días.

Raúl Ballegas: Cono y pompas

Cono y pompas por Raúl Ballegas

[br]

Estábamos en la reunión habitual del último día de mes. El número de adeptos de nuestra antigua LAPS ( Liga de Arios por la Patria Suprema) mermaba poco a poco tras las bajas geriátricas.

No podía creer el placer que me provocaba ver salir perfectas y maravillosas esferas opalinas de aquella maquina diabólica que la había robado a mi nieto a la vez que el joven Bill intentaba explotarlas con su cono ku-kux.

Smith se esforzaba por acrecentar el espíritu caduco que tanto hizo enorgullecer al grupo en sus años febriles.

El anterior enfado fue  por un matasuegras con terminación flecos tisú en boca de Meyer provocando así un castigo de genuflexiones que acabó con nuestro compañero en urgencias y hospitalizado y ahora Smith me había quitado mi maquina de pompas. No entendía su enfado.

-Es para dar ambiente festivo a la reunión hermano Smith y aprovechando nuestra efemérides social acorde al otro lado del océano, donde nuestros camaradas germanos seguro deben estar celebrando con efusión este gran día.

-Esta vez no habrá castigo físico hermano Schenker pero a partir de ahora obligaré a escribir en la pizarra un castigo gramatical por insubordinación como hacen con nuestro entrañable amigo Bart en el aula de Springfield.

Rocío López de Diego: Teoría de fluidos

Teoría de fluidos por Rocío López

[br]

Sir Robert Hooke había sido rechazado por la Academia Nacional de Química.

 

La Reina le otorgó el título de Sir tras su ingreso en la de Academia de Física, su conferencia sobre la Teoría de Fluidos, enlazaba a Arquímedes con Bernoulli, y cautivó al incorporar su Teoría de Burbujas.

 

Ahora, estaba desolado, ¿acaso su Teoría no explicaba también procesos geoquímicos y astroquímicos?, ¿cómo osaban rechazarle esos alquimistas?, si no existían fronteras físico-químicas.

 

Citó a dos químicos académicos, confiaba que su elocución les convertiría en ávidos defensores de su causa.

 

El Profesor Thomas Todd  se presentó con un nuevo becario, un muchacho dócil, imberbe, como le gustaban a Tom, pensó, y el Doctor Louis Hit  pretendió  provocarle llevando un juego de burbujas de jabón, ¡todo lo contrario!

 

Sabía que los químicos por su analfabetismo matemático, tenían pavor a la física. No incluiría ni ecuaciones ni variables, sólo pompas de jabón.

 

“Una pompa de jabón consiste en una fina capa de agua atrapada entre dos capas de moléculas tensoactivas, en este caso de jabón, que forman una esfera hueca. Miren, Caballeros, siempre buscan la menor área de superficie entre dos puntos”.

 

Las pompas brillaban por el aula, continuó con la teoría de las pompas dobles y con su novedosa solución para el Problema de Kelvin. Ambos químicos no podían ocultar su fascinación.

 

Quedó satisfecho, les iría citando de dos en dos, así en unos mil encuentros conseguiría tener a todos los miembros de la Academia Nacional de Química, a su favor.

Daniel: Nunca Más

Nunca Más por Daniel

[br]

La clase empezó como todos los días con el rezo del Padre nuestro.

Ese día los niños tenían que saberse de memoria todos los ríos y afluentes de España, erá la clase de 3º de primaria, el profesor, un viejo calvo, gordo  y malévolo, con sus gafas de concha, ocupo su lugar, en su tarima.

Todo su saber lo había adquirido, en  los años que paso en el ejercito Nacional, dónde sólo llego a ser sargento mayor, debido a sus pericia a la hora  de encontrar colaboradores de los rojos.

Fue condecorado por herida de guerra,  por sus servicios prestados, consiguió su ansiado  retiro de maestro.

Pronto empezó el rosario de preguntas a sus alumnos- ¿  Tú Juanico, que rio pasa por Zaragoza?.

Luís permanecía sentado en su pupitre, temblando de miedo, rezando para que no lo nombrará ese día, y librarse de recibir los terribles golpes de la vara de avellano.

Pero ese día tampoco tuvo suerte,  el profesor lo llamo para que escribiera  en la pizarra los cinco ríos más grandes del país.

Temblando, se dirigió a la pizarra, cogío la tiza,  – Ebro, Tajo, pero el miedo lo atenazaba, sabía que la vara golpearía sus delicadas piernas y él comenzaría a llorar y mirar al suelo, cuando acabaría aquella pesadilla, odiaba el colegío, le gustaban los libros y quería aprender, pero no a fuerza de  violencia y  desprecio, soñaba, no pisar más una escuela, habían pasado más de cincuenta años, y ahora él era el maestro.

Petra Bueno: Re-renacimientos

Re-renacimentos por Petra Bueno

[br]

Brisbane hace años que parecía pueblo muerto, oxidado por la soledad,olvidado por mapas políticos y  con una pátina de certera caducidad a la vuelta de cualquier día. La mina de amianto,que dio de comer a sus habitantes durante décadas enteras, también les obsequió con una elevada tasa de infertilidad, y un descontrolado síndrome de locura, que constantemente les trastoca su edad mental: Ahora tengo diez, a mediodía quien sabe si apenas tres años, en la merienda quizás vuelva a ser un sexagenario decrépito y a la noche me acuesto con los ardores sexuales propios de los quince.

Así andan los pocos que quedan, cuerpos de ancianos con mentes a merced del desequilibrado capricho. Thomas vuelve por un rato a su realidad de 66 años, en medio de aquella clase,y se ve rodeado de viejos vecinos, descontrolados pellejos colgantes y ojos perdidos ,que creen ser capitanes de equipo, animadoras tonificadas, o jóvenes promesas de la ciencia.
El dolor y la vergüenza bajan con el al sótano .Nunca lo tuvo más claro: Rescata los cartuchos de dinamita que robó antes de la clausura, lo más rápido que puede los esparce por todo Brisbane, entrelazando kilómetros de mecha para asegurar la desaparición completa , antes de  volver perderse otra vez en ese baile de edades. Sin el menor atisbo de pena aprieta el detonador.La columna de humo y fuego tardo días en desaparecer.

Juan: Castigo Divino

Castigo Divino por Juan

[br]

-¿Qué tal te ha ido el día? -le pregunté a mi padre a sabiendas que le habían castigado en el colegio.
– Bien -me contestó cabizbajo, y para ocultar su mentira quiso huir a encerrarse a su habitación -¿Me puedo levantar ya? -me dijo estando ya de pie.
– Pero, papá, quédate un rato más con nosotros, dialoguemos en familia.- insistí. No hizo caso, como siempre, y corrió a confinarse a su cuarto a hacer Dios sabe que.

Mi jornada no había sido más sencilla que la suya. Dos horas de reunión con el prepotente departamento de comunicaciones habían colmado mi paciencia y destrozado mis nervios. Llevaba una época con mucha tensión acumulada, además mi padre estaba en esa periodo de cambio convirtiendo en un infierno la convivencia en nuestro hogar. A veces me gustaría volver a eses tiempos pretéritos, antes del Gran Cambio, cuando los niños no teníamos preocupaciones, y simplemente dedicábamos nuestro tiempo a jugar. Si los adultos se hubieran comportado correctamente, si no hubieran plagado la Tierra de guerras y enfermedades, Dios no habría intercambiado los papeles, y ahora yo, posiblemente, pasaría con mi bici por el parque en vez de estar pensando en el informe que mañana debo entregar.

José M. Rodríguez: El pupitre de al lado

El pupitre de al lado por José M. Rodríguez

[br]

Manolo fue el artífice de aquella sorpresa. Me convenció para que le acompañara a recoger a su nieto y ,distrayéndome con su charla, me metió en el aula. Abrí los ojos sorprendido. Allí estaban Paco, sentado en su pupitre de antaño, y su sobrino Antonio, con cara avergonzada.

 

– Siéntate, chaval -me dijo Manolo, socarrón-. Ahora seré yo quien dé la clase, que Don Faustino ya lleva tiempo bajo tierra.

 

Todos reímos, incluso Antonio, que no sabía muy bien qué hacía allí. Luego, nos transformamos en aquellos niños que habíamos sido una vez. Levantamos la mano, hicimos preguntas, nos tiramos papeles, escribimos en la pizarra, reímos en alto y montamos todo aquel despropósito divertido que había sido nuestra infancia. Reí hasta enrojecer con cada payasada.

 

Cuando estaban más distraídos, mis ojos se fijaron en el pupitre de al lado y recordé a la niña rubia que se sentaba allí. Sus ojos azules me tuvieron embelesado durante años.

 

-Venga, ya vale de hacer el tonto. Vámonos a tomar algo -dije.

 

Cuando aquella noche llegué a casa, fui directo a por el viejo álbum. Allí estaba la foto de fin de curso. La niña de los ojos azules estaba al lado de Paco, cogiendo su mano. Suspiré.

 

Una dulce voz aniñada me habló por encima del hombro.

 

-Abuelo, ¿qué estás mirando?

 

-Las fotos viejas que te gustan.

 

Un dedo regordete señaló la figura de la niña.

 

-La abuelita de pequeña.

 

-Si cariño, así era -y sonreí a aquellos ojos azules.

Pepe: Crack, Baby, Crack

Crack, Baby, Crack por Pepe

[br]

Recuerdo perfectamente el día en que el jefazo me hizo pasar a su despacho. —Pepe —me dijo —quiero que rellenes esta solicitud. El Presidente ha montado un master muy exclusivo. Ingeniería Financiera para altos directivos. Subsecretarios de Estado y de ahí para arriba. Tengo posibilidad de colocar a tres personas y tú sabes el aprecio que te tengo. La primera, sin pensarlo, para ti. Ya veré a quién más mando. Han fichado a un gringo para dirigirlo. Dicen que es el copón bendito, catedrático en nosedonde y dueño del mejor bufete de Wall Street. Un excéntrico total… ¿y qué gringo no lo es? Chaval, ábrete  bien de orejas y aprovecha esta oportunidad, que de aquí al estrellato.

Recuerdo perfectamente ese nefasto día. El veintiocho de diciembre del año pasado: el día de los Santos Inocentes. Qué hijos de la grandísima. Me da el punto que nada fue casual.

El master se celebraba en un aula del Ministerio de la Presidencia. Todas las tardes de los miércoles. Comíamos en Zalacaín, y el café lo tomábamos ya en el Ministerio. Al principio todo fue normal, previsible. Las cosas empezaron a torcerse allá por el mes de abril. Recuerdo -joder, lo tengo grabado a fuego- al hijoputa del gringo apuntándome con su varita; al Subsecretario de Puertos y Canales, castigado de cara a la pared y con un capirote de burro encasquetado; y al Director General de Pesca escribiendo cien veces: “no está permitido estallar burbujas”.

Mo: No tengo permiso para crear burbujas

No tengo permiso para crear burbujas por Mo

[br]

Miguel bostezó. No durmió mucho la noche anterior. Pasó la noche tratando de calmar a su madre, pero ella nunca dejó de llorar y Miguel estuvo seguro de que al final no la ayudó.  Hacía meses que sabían que eso iba a ocurrir; empezó a pensar que cuando, por fin, fuera oficial sentirían alivio. Pero, se equivocó.   Fue una tortura anoche, hablando con la mujer inconsolable que ya casi no reconoció como su madre.  Ella ha cambiado tanto este año…  bueno, todos lo han hecho.

Recordó sintiendose orgulloso…  también…  suerte, cuando empezó su trabajo como profesor de inglés en El Mirabal, una de las escuelas más exclusivas del país.  Y que fácil era su trabajo con alumnos tan motivados y educados.  Pero, ahora…vio las caras verdaderas tras los disfraces.  Motivados, educados, no… privilegiados, elitistas, con la creencia sólida en que se merecían todo lo que tenían.  En sus caras, vio el futuro: banqueros, políticos, directivos.

Hoy, no pudo.  Estaba demasiado cansado.

¨Dadme los trabajos y empezad los exámenes.  No es necesario hablar.¨

Corregía los papeles sin verlos, la conversación de anoche dandole vueltas en la cabeza. Paró.  Fue increíble.

¨Sergio, Juan y Manu.  Venid aquí.  Los demás podáis iros.¨

Los tres se acercaron a su escritorio.

¨Chicos, vuestros deberes son idénticos.  ¿Creéis que soy tonto?  Es obvio que son de internet.  Juan, no puedes tener éxito en tu vida usando el trabajo de otros.¨

El chico levantó una ceja.  Y Miguel se dio cuenta, que claro,  ellos sí podrían, de la misma manera que sus padres, que los ejecutivos indiferentes y que los banqueros que crearon la burbuja inmobiliaria y que estaban desahuciando la casa de su madre.

¨Y, nuestro castigo, profe?¨

¨Escribid cien veces …¨

Los chicos intercambiaron sonrisas astutas.  Qué castigo más fácil…que patético…

¨En inglés, profe?¨

¨Sí, escribid cien veces ´No tengo permiso para crear burbujas.¨

Adrián Díaz: 12 Burros

12 Burros por Adrián Díaz

[br]

No sé si el mundo es mejor o peor que antes. Que antes de que todo cambiara, quiero decir. Ya no sé muchas cosas. Casi nada. Se me olvidan y no puedo concentrarme en entender cosas nuevas. Nos pasa a todos, desde lo del virus.

Lo del virus fue malo.

Lo del virus fue malo de narices y ahora no me acuerdo de las cosas ni puedo leer ni escribir casi. Tampoco es que leer o escribir me fuera a servir de algo, ya, porque el mundo ha cambiado. Nosotros hemos cambiado. Todos.

Bernie dice que desde la fuga en Oslo de la… como se dice… se decía… cepa, creo. Desde la fuga de la cepa, o lo que sea, en el laboratorio aquel de Oslo, hemos cambiado todos en el planeta, dice Bernie. Para mal, para no saber cosas ya. Él es un poco más listo que los demás todavía, pero a veces por la noche cuando bebemos las últimas cervezas que ya nadie sabe fabricar dice muy triste que también él perderá los restos de sesos que le quedan. Así lo dice: restos de sesos que le quedan dentro.

A mí me gusta esto que intenta. Lo de meternos en una clase como cuando éramos peques y tratar de enseñarnos otra vez a ser listos. Dice que no podrá más un virus que la humanidad y que si nuestros cerebros pudieron pensar bien antes, también podrán volver a hacerlo para que los hombres no se extingan.

Lo de no extinguirse está bien, creo.

Siempre puedes escribir tu relato y enviárnoslo, aunque no estuvieses en la sesión, para que sea leído e incluido en el libro recopilatorio: contacta.

Subscribe
Notify of
1 Comment
newest
oldest most voted
Inline Feedbacks
View all comments
daMARJU
daMARJU
7 years hace

Hola, os dejo algunas páginas de literatura, que me parecen interesantes,
Manuel García Viñó, fallecido en 2013, uno de los mejores críticos literarios de España, entre otras cosas fundó La Fiera Literaria, desgraciadamente, ya no está operativa, pero os aconsejo visitarla, no tiene desperdicio, ww.lafieraliteraria.com/
y otra página muy buena es patrulladesalvacion.com, no os dejará indiferentes. un saludo a todos, y espero que pronto coincidamos nuevamente.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x